domingo, 12 de mayo de 2013

Fibromialgia

Apareció en la adolescencia, una compañera de viaje indeseada, una "amiga" invisible que le habla sin explicarle el porque de su actitud y que nadie, excepto ella veía. Un amiga con mal carácter que lo único que le aporta es dolor, golpes que no se ven y síntomas que no se perciben.
 
 
 
 
 
Así pasó su día a día, machacada física y mentalmente, con su entorno confundido. Su vida se hizo insufrible y sentía el rechazo y reproches de todos. La tomaron por loca por insistir en su presencia, la reprocharon actitudes incomprensibles para ellos, no para ella, por sus trastornos de sueño, su cansancio... La medicaron con mil y una cosa que no hacía que desaparecieran sus síntomas. Múltiples pruebas y etapas en el hospital por "sincopes por depresión, ansiedad". Empezó visitando a una trabajadora social, psicólogo, psiquiatra...
Su vida avanzaba y su enfermedad seguía sin ser conocida.
Toda la incomprensión y sus dolores "sin sentido ni lógica" la llevaron a hundirse en un pozo sin fondo, cuando llegó la que debía ser la mayor alegría de su vida, sus hijos, entró en una depresión...no podía con todo, con nada. Ahora si, podían decir que estaba rota, por dentro y por fuera.
 


Sus hijos fueron la fuerza para seguir viviendo, su familia se preocupaba por ella...
Hasta que llegó el día en el que a su "amiga invisible", a su enfermedad le pusieron nombre:

FIBROMIALGIA
 
 
Era hora de aceptar que nada cambiaría, hora de afrontar la vida con su inseparable compañía.
 
Tomó toda la información que pudo, asumió que no podría hacer todo como ella querría, asumió sus debilidades y las convirtió en motor para su coraje y valentía.
 
 
Empezó a tener una actitud positiva ante su enfermedad y como vivir con ella su vida.
 
 
Aún mantiene esa batalla, aún tiene bajones anímicos ante la fuerza y persistencia de su enfermedad.
Su amiga invisible pasó a ser visible y con una sonrisa, todos los días, afrontaba las malas rachas y aprendió que la vida está llena de pequeñas cosas de las que poder disfrutar.
Seguirá aprendiendo, luchando, sonriendo y afrontando día a día todo lo que esté por venir.
 
 
Ella sola hizo su camino, ella sola hizo lo más difícil... salir del pozo en el que se encontraba.
Ahora afronta con valentía su cambio de actitud, su cambio de vida. Sabe que de ella es el trabajo más duro pero no estará sola...
 


HOY 12 DE MAYO DE 2013...


Seguimos luchando por que se conozca la enfermedad, necesitamos que se investigue y se avance. Quizá el momento de su cura esté cerca, tengamos esperanza. Hasta entonces debemos seguir luchando y afrontando día a día por las mejoras y nuestra mejor calidad de vida.



Seguiremos aprendiendo y disfrutando aunque sea de esas pequeñas cosas...

Mar, rosa azul.