viernes, 3 de mayo de 2013

Cambiando mi rutina

Amoldarse a la rutina, a veces por pereza otras por necesidad y así veo pasar los días.
El tiempo se escapa de las manos al igual que la arena del reloj. Baja sin precipitarse pero sin piedad, no para hasta acabarse.

Al día siguiente vuelta y a empezar, sin más movimiento que el de mi muñeca al girar el reloj.
Solo un movimiento para volver a empezar, solo un movimiento para seguir en la rutina.
Hasta ese instante en el que con ganas me levanto y me voy... Ya no cae la arena, no se escapa el tiempo, solo existe, cambio esa rutina.

Ahora soy yo la que está escapando, no la arena, ni el tiempo. Corre junto a mí pero mi camino no es acompañar ni mirar la arena del tiempo sino disfrutar. Como en este instante, no miro la arena caer, tampoco hace falta grandes faustos, solo un detalle, una pequeña cosa como coger la pluma y escribir, esto ya me hace salir de la rutina, este momento lo disfruto.

¡Es tiempo de mi felicidad!

Mar, rosa azul.