martes, 5 de febrero de 2013

Compartiendo experiencias




Comparto mi experiencia con vosotros, con la esperanza de que os sirva positivamente y que os animéis también vosotros a compartir cosas con este grupo al que todos pertenecemos.

El paso del tiempo me ha enseñado que "cancer" no es sinónimo de muerte. He visto, más de cerca de lo que yo querría, como con el paso de los años ese estigma ya no es el mismo.
Con 10 años mi abuelo paterno cayó enfermo, no me dejaron ir a visitarle por más que lo intenté. Los comentarios que yo oía me hacían pensar que mi abuelo se moría sin remedio. El sentimiento que quedó durante estos años es: mi afán por verlo y la certeza de que cancer era igual a muerte.
El segundo caso ocurrió al cabo de unos 5años, mi tío, cayó enfermo y falleció al cabo de poco tiempo. Recuerdo a mi madre decir: "hay que ver lo que está aguantando" pero todo el mundo seguía convencido de que no iba a sobrevivir.
Después de aquello llegaron otros casos más en la familia, tíos y mi propio padre.
Estos ocurrieron más recientemente: 2008 mi padre, un tío anteriormente y otro después. Con ellos hubo más esperanzas, tratamientos etc...
Mi padre siempre decía que por sus antecedentes familiares sabía que se moriría de cancer, a si que cuando se ponía malo nunca quería ir al médico por miedo. Yo me pregunto ¿Si mi padre no hubiera tenido miedo y hubiera hecho sus revisiones periódicas podría haber sobrevivido?
Estoy segura que sí.
Hasta entonces mi idea sobre el cáncer no había cambiado mucho. Cierto es que había más pruebas, más posibilidades pero hay algo que ellos no hicieron, no dieron los pasos anteriores: Revisiones médicas, no tener excesos como fumar etc... Y sobre todo quererse a uno mismo, su cuerpo, sus hábitos saludables, optimismo, positividad y no tener miedo a lo que pueda venir ( o el justo).
Con los casos anteriores a la espalda llega el caso más inesperado de todos. Tienes la mente cerrada a la posibilidad de sobrevivir un cancer,piensas que en tu familia eso es un estigma y además eres totalmente negativa. Un día teniendo yo 42 años mi hermana de 39 me dice que tiene cáncer y se muere...eso no me lo dice, pero es lo que las dos pensamos.
Entre las dos hubo una complicidad desde el principio, nos hicimos fuertes. Ella demostró ser fuerte y me enseñó a ser fuerte a mí. Cierto que al principio no te queda otra pero no se encerró, eligió luchar por los suyos. Yo la enseñé que estaba con ella pasase lo que pasase, la escribía mensajes a diario e intentaba ser positiva, ella aprendió de mí ser positiva. No puedo escribir y recordar sin llorar.
¡¡¡Pero ahora es de felicidad!!!
Aprendió sobre la marcha a ser positiva, lucho en sus momentos más difíciles y en sus bajones yo estaba allí para levantarla. Un tándem perfecto, o no, pero funcionó. A día de hoy no se vé nada, sus niveles son normales y todas las pruebas confirman que no tiene cancer. Podemos decir que lo ha superado y que el futuro incierto para todos lo afrontamos con alegría y disfrutando de todas esas pequeñas cosa que antes pasábamos por encima.

Sé que muchos de vosotros ahora estáis en esa lucha, que no tenéis fuerzas que cada vez caéis más abajo...

¡¡¡¡¡¡¡ NO !!!!!!!

HAY QUE LUCHAR, SER POSITIVO,ESPERAD VUESTRA RECOMPENSA Y ¡¡POR FAVOR!! QUE NO OS FALTE EL CARIÑO DE VUESTRA GENTE MAS ALLEGADA.
DESDE AQUÍ TENEIS APOYO.
¡MI APOYO LO TENEIS SIEMPRE QUE OS HAGA FALTA, ESTARË POR AQUÍ CERCA PARA DAROS MUCHA FUERZA, TODA LA QUE QUERAÍS!

¡¡JUNTOS PODEMOS!!

Mar