viernes, 22 de febrero de 2013

¡Creer para conseguir!

Abrió los ojos, la luz intensa le hizo volver a cerrarlos. Los abrió, poco a poco, intentó acostumbrarse a esa intensidad hasta poder observar a su alrededor.
Todo era brillante, el fondo le pareció azul y una maravillosa luz llegaba desde lo más alto.
Aquellos rayos de sol inundaron su alma, el calor su corazón. Levantó su rostro y sintió el calor en el rostro, quiso cogerle, puso las manos sobre su cara y no pudo tocar el calor. Siguió palpando su rostro y descubrió que sus párpados estaban cerrados.

¡No puede ser! -dijo
¡Yo veo esa luz brillante, siento su calor!

De pronto cayó en la cuenta...
Estaba soñando, por querer poseerle con sus manos como si fuera algo material, le perdió. Ahora no tendrá ese bello sentimiento.

Si tienes un bello sueño, disfruta de su alma, su corazón y de tus buenos sentimientos antes de dejarle ir. Si quieres cogerle con tus manos antes debes saber que es un sueño y creer en el.


Mar, Rosa Azul.