jueves, 9 de abril de 2015

Y... enamorarse de nuevo.

Sentir el viento en el rostro,
como notas a ritmo se escuchan,
mientras el amor resurja
bailando a son del foxtrot.

Maridaje de olas y espuma
chocando en el acantilado,
cual incesante latido
sale del pecho alterado.

Llamas incandescentes
en la chimenea del soñar,
sueños efímeros atados
con lazo rojo y cordal.

Nenufares que recorren camino
flotando en las aguas del mar,
como  mariposas en fila
surcando el estomago sin avisar.

Pisando en las nubes firmes
envueltas de blanco algodón.
a tu cintura atados los brazos 
como el tallo al cáliz en flor.

Tus pies moviéndose a ritmo, 
ritmo swing del amor
falda al vuelo de seda y lino,
e impregnada en tu calor.

Y el placer de tu mirada,
clavada en mis pupilas
de amor subyugada
hasta el fin de mis días.



Mar, rosa azul.