sábado, 14 de febrero de 2015

"¡¡Campeonaaaa!! A mi no me dices esas cosas tan bonitas"

Pues allá van...

¿Cómo escribir sobre "mi hermano el mayor" sin poner una sonrisa? ¿Cómo explicar cuanto significa su cariño sin desperdiciar ni un solo detalle? ¿Cómo ver una película de artes marciales sin recordar nuestra infancia y vigilar la espalda por si llega nuestro "karateka particular"?

              "Su pose favorita"

    
       "Su gesto"

Y por último, antes del ataque...

       "Su grito"

 Escuchar su música, repetir sus "frases míticas" llamarnos por los motes que nos impone y nos apasionan...
Es el alma de la familia, nuestra referencia de como vivir, de como todo lo suyo es nuestro y como se desvive por todos.
Todo se le hace poco a dar, vive a diario por y para los demás.
Es...
Mi hermano mayor, mi sonrisa convertida en carcajada, la parte de mi infancia más traviesa, el amor más fiel, grande y sincero.
Darle un beso es como intentar alcanzar el cielo, básicamente porque siempre se estira para que yo no llegue. ;-) Es su modo de empezar a pincharme, su manera de hacerme sentir especial por tener su atención. Y para cada miembro de la familia tiene su gesto propio, aunque siempre sorprende. Hace de los gestos, palabras y actos su marca personal, únicos.

Y así, con todas sus historias, las historias con los demás y las que tenemos en común podría escribir un libro entero, porque él es especial, es sincero, es un adulto con alma de niño, es mi hermano y como a él le gusta decirme:
"Hola, soy tu hermano el mayor"
No cambies nunca, sigue llenando nuestro corazón de esos detalles tuyos que nos alegran la vida, sonríe y disfruta pero recuerda que también podemos compartir esas penas que tan hondo ocultas y nunca demuestras. Porque en el fondo eres una de esas persona sensible que ha decidido llevar la alegría por bandera en su día a día, aunque llueva.
Porque hablar de mi hermano es hablar siempre de todos. Porque él, es el único que no permitiría su atención sin incluir a los demás. Así es de grande su corazón, tanto o más que él.

Vaya de muestra un botón:

Juega sin descanso
con sus "pocholos"
en el regazo.

Con su cachorrin
comparte aficiones, juega
y ríe hasta no poder más.

Pincha y ríe sin parar
hasta que a "esplendor"
hace cabrear.

A "la jefa" levanta
hasta el infinito 
y más allá.

Su "frufu" berrea
y con tres palabras
hace callar.

Y después de esto
de risa se partirá
en cuanto oiga
la bronca que sus hermanas
me van ha echar.

Como él dice cuando hacemos algo mal o no entendemos:

"Campeoneeeees" 

Eso es él, nuestro campeón particular.

Posdata: Me compadezco de su mujer por las horas que le tiene que dedicar pues si un niño da guerra, él la da por tres. ;-)

¿Qué pensabas? ¿Qué no te iba a dar ningún palito? ;-) Ya sabes... ¡que si hay que pinchar se pincha!



Ah!! Y si no tienes bastantes palabras bonitas puedo decirte un millón más porque sabes que en el fondo (muy en el fondo) te quiero a rabiar.

Si San Valentín es el día por escelencia del amor, mi hermano es todo amor. No podía haber nacido otro día. Este es su día.

¡Felicidades hermanito!


A mi "heavy" particular, mi hermano "el mayor"

Mar.