lunes, 28 de octubre de 2013

¡Que difícil es apreciar las pequeñas cosas cuando estás inmersa en los problemas!


Como un bucle que se enreda dando vueltas, estás tan ocupado dando vueltas que nunca ves la salida.
Si somos capaces de parar, aunque todo siga dando vueltas, coger aire, respirar hondo, apreciaríamos pequeñas cosas que se nos pasa por alto, incluida la salida.
Este pasado domingo fue un día de esos. Me encontraba metida en ese bucle incapaz de salir, de sonreír, de ver otra cosa que no fueran los problemas. Intenté respirar hondo, intenté hacer un breve parón, intenté sonreír y nada pude hacer.

                       

Al termino del día era incapaz de dar otra perspectiva más positiva al problema.

A veces es mejor dejar pasar algo de tiempo y remontar al día siguiente, al final vuelve a salir del sol, aunque no lo creamos.

Esta mañana algo cambió ¡Que narices! Tampoco es un problema que no tenga solución. Otra perspectiva del asunto, un pequeño empujón y ¡Zas! Ya está: 
¡Sonrisa puesta! ¡Todo parece distinto! 
No puedo hacer grandes cosas pero ahí siguen estando las pequeñas:
Escribir, leer, escuchar radio, ver una película o serie y en la calle está el otoño, ese evocador otoño:

"Ya están en su plenitud las tonalidades del otoño, aparecieron las primeras lluvias. Estamos justo en esa mitad del andén de la estación, Octubre.
El verde apagado de la naturaleza que tiene aún más sentimiento que belleza del verde primavera. Las tonalidades rojizas mezcladas con los tonos marrones e incluso anaranjados. 
Vuelan las hojas marchitas o se posan simplemente en la arena mojada. El viento es la mano que mece a los árboles y deja volar nuestro largo cabello consiguiendo libertad de movimiento. 
Ese movimiento ensoñador tan deseado por mi en días de dolor a causa de "mi compañera". Ese otoño que me da fuerza y emociona si me paro a observar todo cuanto se encierra en esta estación del año.
Belleza, sentimiento, añoranza y libertad es todo lo que me inspira el otoño."

                     
  
¡Hasta el otoño tiene su bello sol! Aunque a veces no se vea.


Mar, rosa azul.