lunes, 2 de septiembre de 2013

Encajando piezas

La vida se compone de fragmentos de tiempo que debemos encajar como si de un puzzle se tratara. Empiezas con los bordes, esos limites de tiempo por el que van a transcurrir esos fragmentos que debemos encajar. A continuación debemos formar el puzzle de nuestra vida acumulando las piezas por colores:  los brillantes, los opacos y los más oscuros...
Hoy terminó el puzzle de mi verano, un inmenso cielo negro con alguna estrella brillando a lo largo de la oscura inmensidad. Oscuro pero bello al fin y al cabo.
Como una bella noche de verano, estrellada y con poca o ninguna claridad.
Pasó, se terminó y es hora de empezar  un nuevo puzzle. Tengo la posibilidad de elegir que colores llevará el nuevo pero la vida se empeña en dar pocas opciones, ya empieza siendo de fondo oscuro. Solo deseo que si solo hay una luz brillando en el cielo, sea la luna alumbrando a mi mamina mientras disfruta de un pequeño jardín entre la niebla de nuevo.
Mamina tiene una infección, la ingresaron hoy, en uno o varios días la tendremos de nuevo en casa.